Motivos para ponerte una ortodoncia

Celiaquía: sus efectos en tu salud bucodental
2019-08-14T08:29:33+00:000000003331201908
Consejos para cuidar de tu sonrisa durante las horas de trabajo
2019-09-15T17:03:47+00:000000004730201909

¿Te consideras demasiado mayor para llevar brackets?

Pensarás que por haber llegado a cierta edad ya no merece la pena comenzar un tratamiento de ortodoncia. Es cierto que la edad ideal para estos procedimientos es durante la adolescencia, pero es un hecho que alinear los dientes es compatible con cualquier periodo de la vida.

Desde Dental Dávila, tu clínica dental en Santander y Solares, hemos recogido las razones que te harán cambiar de opinión.

¿Por qué ponerme una ortodoncia siendo adulto?

Un buen dentista en Santander siempre te recomendará que comiences tu tratamiento de ortodoncia durante el verano porque es el momento idóneo para adecuarte a las nuevas peculiaridades de tu sonrisa. Más allá de esto, es una buena idea que empieces ya tu tratamiento por diversos motivos.

Recupera tu sonrisa mejorando tu oclusión

Seguramente se trate del cambio más evidente. Alinear tus dientes supone conseguir que tus piezas dentales encajen unas con otras. Esto trae consigo una serie de mejoras para ti:

  • Tus maxilares no realizarán sobreesfuerzos, algo que actualmente podría estar contribuyendo, aunque parezca increíble, a tus dolores de cuello, espalda y cabeza.
  • Evitarás el desgaste de tus piezas dentales, cosa que ocurre si tus maxilares no coinciden correctamente.
  • Estarás más protegido frente a enfermedades como la periodontitis o la caries. Esto se debe a que unos dientes bien colocados se traducen en una limpieza más sencilla, lo que implica una menor acumulación del sarro y la placa bacteriana.
  • Tu digestión mejorará, ya que al colocar tus dientes como deberían estar, estos trituran mejor la comida.

¿Y qué hay de la estética?

Como ya has visto, los beneficios que te aporta alinear tus piezas dentales con una ortodoncia van más allá de la funcionalidad de tu boca. Pero sin duda, algo que muchos pacientes celebran es lo mucho que ganan en autoestima una vez comienzan a apreciarse los resultados del tratamiento, incluso durante el tiempo que dura el mismo. Esto se debe, como puedes imaginar, a que el hecho de conseguir esa sonrisa con la que siempre has soñado supone un incremento enorme de tu seguridad en ti mismo.

Y si lo que te preocupa es que los demás vean que llevas ortodoncia, olvídate de los complejos. Puedes optar por la ortodoncia invisible, un tratamiento de lo más discreto que no utiliza brackets, sino unas fundas prácticamente transparentes. ¡Nadie las notará!

Pide tu cita con nosotros y disfruta de tu primera visita gratuita. ¡Sonreír sin miedo es posible con tu ortodoncista de confianza en Santander!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *